Cosmovisión


Por: Raúl López Gómez
México y la nueva democracia

En aquel añejo debate de percepción y realidad en el país, y ante el umbral de una nueva democracia en México, queda claro que las reglas del juego hay que cambiarlas para bien.
Con el consenso de todos en los foros legislativos y dejar de llevar la contra solo por simular una lucha que es infructuosa.
Es necesario afilar los dientes y uñas al INE y reducir los altos costos de una democracia muy costosa.

Pero también, es cierto de que AMLO, no puede ni debe recibir un cheque en blanco.
Además, de que la administración pública no ha sido del todo eficiente, por decirlo de una forma simple.

Las asignaciones directas, sin concurso, la concentración del presupuesto para uso discrecional y muchas otras situaciones, son y serán el detonante principal del 2024.
Más aún, los grandes pendientes en materia de salud y seguridad, van de la mano en una molestia generalizada del pueblo, que también es experto en simular y después dar el bandazo o golpe de timón que ayude a cambiar el rumbo.

Y las malas relaciones con la prensa y los medios de comunicación, son de alto riesgo para el político tabasqueño que sigue en su firme propósito de ver un país polarizado de conservadores -los del dinero- y los demás, en donde todos son buenos, santos y puros.
Por eso, siempre es el pueblo el que tiene la razón, y asume la defensa de los intereses nacionales.

También, la gente no expresa la molestia, pero deja que se acumule todo el pendiente para en su tiempo acudir a las urnas electorales y aplicar lo que ya se conoce como el voto de castigo.

La verdadera consulta de revocación de mandato o referéndum, será en las próximas elecciones del 2024, y ahí se verá el verdadero sentir del pueblo. Andale.

Por lo pronto, la lucha de Morena y los partidos tradicionales queda en el pasado y llegó a su fin con la victoria morenista anunciada y cumplida en la jornada electoral de este domingo.

El nuevo mapa democrático, se recompone, y así es que van a quedar, sólo Morena frente a Movimiento Ciudadano, del veracruzano Dante Delgado, que se convierte en el fiel de la balanza.

Con los acomodos de Morena en las elecciones de este domingo, se llega al cenit del poder, para entrar a la verdadera etapa de una nueva ruta democrática bipartidista como en EU de demócratas y republicanos.

Acá en México, Morena y Movimiento Ciudadano, quedan en el escenario político como partidos jóvenes, nuevos y de opción múltiple de todo terreno. Al tiempo.
Por lo pronto, quienes a juicio de mucha gente se percibe como candidatos naturales al gobierno de Veracruz, están: Dante Delgado, Miguel Angel Yunes Márquez, Patricia Lobeira, Héctor Yunes Landa, Ignacio Morales Lechuga, Sergio Gutiérrez Luna, Ricardo Ahued, y los que se puedan ir sumando a la lista.

Por la presidencia, están Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Claudia Sheinbaum, Adán Augusto López Hernández, Rosa Icela Rodríguez, Luis Donaldo Colosio Riojas, Enrique Alfaro, Gustavo de Hoyos, Claudio X. González, Dante Delgado y Rocío Nahle. Por lo pronto.

Según, las encuestas y estudios de opinión, lo demás que se diga es irrelevante. Así las cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s